¿LOS NIÑOS Y NIÑAS DEBEN SALIR O NO A LA CALLE ? ¿EXPECTATIVA O FRUSTRACIÓN?

Compartir:

Una cuestión que habría que valorar con muchísima cautela y pararnos a pensar el efecto rebote que puede llegar a tener. Creo que la necesidad de explorar, socializar y compartir con otros, es evidente y primordial en el neurodesarrollo de los más pequeños. Pero, ¿puede convertirse esta medida en un elemento de frustración para los niños? El hecho de salir y no hacerlo en las condiciones óptimas para favorecer su crecimiento, ¿puede suponer un factor estresante más dentro del hogar?, ¿de dónde proviene la necesidad?, ¿realmente es de los niños, o surge como forma de satisfacer las necesidades de los adultos?, ¿quién debe asesorar sobre esta cuestión?, ¿cuáles son los riesgos tanto para la salud como para la convivencia?, ¿y las expectativas de los más pequeños?, ¿cuáles son?, ¿ce han tenido en cuenta?, ¿y cómo se plantea para menores tutelados en centros de protección?

En mi humilde opinión, y teniendo en cuenta la realidad que estamos viviendo, quizá podríamos priorizar las decisiones y establecer criterios más realistas que se ajusten a las verdaderas necesidades y capacidades de los menores y cómo contribuimos a mejorar o empeorar tanto el contexto sociofamiliar como su desarrollo.

¡¡¡CUIDADO, CON LOS NIÑOS NO SE JUEGA!!!!

Pensemos cuál es la mejor forma de hacerlo para que sea un proceso de adaptación a la nueva realidad en función de sus necesidades y no de las de los adultos.

 

Rafael Llor, director general de la Asociación Albores de Murcia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares